¿Cómo podemos ahorrar energía en casa?_Electricidad

Son muchas las cosas que podemos tener en cuenta para ahorrar energía en nuestra casa, y con ello reducir nuestras facturas y ser más respetuosos con el medio ambiente.

La electricidad es necesaria para el funcionamiento de muchos aparatos y sistemas de nuestro hogar. El consumo eléctrico en una vivienda media supone entorno al 35% de su consumo de energía total.

Casa ecologica

Según las estadísticas publicadas por el IDAE, una vivienda media actual tiene la siguiente distribución de consumos eléctricos:

  • Consumo electrodomésticos: 55,2%
  • Iluminación: 11,7%
  • Cocina: 9,3%
  • ACS: 7,5%
  • Calefacción: 7,4%
  • Standby: 6,6%
  • Refrigeración: 2,3%

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no todas las viviendas tienen sistemas de calefacción y producción de agua caliente sanitaria eléctricos. En caso de tenerlos es aconsejable sustituirlos, si es posible y viable, por sistemas que utilicen energías más económicas y ecológicas.

El consumo de los electrodomésticos, que supone más de la mitad del consumo eléctrico, se puede reducir por medio de un uso más racional, y la sustitución de los mismos por aparatos más eficientes, en especial el frigorífico, que permanece conectado las 24 horas del día. Un frigorífico clase A+++ consume en torno a un 70% menos que un modelo de clase media.

Para reducir el consumo en iluminación, se puede sustituir las bombillas de incandescencia o halógenas por LED, medida con la que se pueden obtener ahorros entre el 80 y el 90%. Aunque sea bastante más caro el LED, su vida útil también es bastante mayor, 30 veces mayor que la de las incandescentes y 15 veces mayor que la de las halógenas.

Ademas se debe aprovechar al máximo la luz solar, y apagar las luces en las estancias que no se están utilizando, teniendo en cuenta que hay bombillas que tardan en encenderse por lo que no deben utilizarse en espacios que requieran muchos encendidos cortos.

Los equipos en stand-by consumen energía, pudiendo llegar al 7% del consumo del hogar, por lo que es muy conveniente desconectar los que no estén en uso.

Estamos muy acostumbrados a comparar las tarifas telefónicas pero no tanto las tarifas eléctricas, en las cuales también puede haber grandes diferencias. Es importante ajustar la potencia contratada, reduciéndola al valor mínimo necesario. Se puede calcular sumando las potencias de todos los aparatos que tenga previsto utilizar a la vez en el momento de mayor consumo, valorando si es realmente necesita usarlos todos a la vez.

Es conveniente valorar la conveniencia de una tarifa con discriminación horaria, que empieza a ser interesante en hogares en los que por lo menos la cuarta parte de su consumo eléctrico se produce entre las 22:00 y las 12:00 horas del día siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *